Se accidenta con su bici por una foto a un Nissan GT-R

Escrito por
Interesante
0

No sólo en otros ámbitos hay ‘rompe cuellos’ que nos hacen girar la vista –quedando a veces en ridículo-. En el nuestro, el de los coches, algunos modelos son de esos, auténticos rompe cuellos que con su sola presencia captan todas las miradas. Y evidentemente, en esta extensa lista de vehículos llamativos está el Nissan GT-R, que a un niño en los Estados Unidos le ha costado una ligera caída de su bicicleta, cuando sólo buscaba hacerle una fotografía al coche.

El dueño de un Nissan GT-R ha colgado en Internet, más concretamente en YouTube, un vídeo que se ha hecho viral en cuestión de horas. Es el que te dejamos ver a continuación, y se ha hecho viral en las redes sociales porque, aunque corto, es realmente ‘tierno’, como apuntan desde Jalopnik. Desde la cámara ‘onboard’ del superdeportivo de Nissan se puede escuchar en primer lugar cómo el niño exclama “¡Oh, Dios mío, un Nissan GT-R!”, y en seguida aparece por delante del vehículo con su bicicleta cayéndose al suelo delante del mismo. ¿Qué buscaba? Únicamente la foto del que, probablemente, es su coche favorito.

Una simpática caída en bici por la emoción de hacer una foto al Nissan GT-R

Hay vehículos con prestaciones mucho más elevadas, con una potencia escandalosamente superior, y con una silueta mucho más deportiva. Pero seguramente al chaval le emociona ver una bestia que arranca en los 600 CV de potencia y que, aunque tiene un aspecto bastante más tosco que sus similares –y algo macarra, sí-, es capaz de rivalizar con modelos mucho más ‘aerodinámicos’, o de silueta más estilizada. Godzilla es un modelo único, con el que Nissan ha conseguido ofrecer un superdeportivo relativamente económico, y que se merienda a similares aparentemente más deportivos. ¿Qué hay del Porsche 911? Pues eso parece que le ha enamorado al chaval que cae delante del coche como un paparazzi a punto de conseguir la fotografía que le hará saltar a la fama.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/modelos/precios/nissan-gt-r-nismo-2017-precio

La anécdota del chaval de la bicicleta continúa con él pidiéndole una fotografía a su dueño, y con el dueño evidentemente encantado. Como cabría esperar, la ‘emocionante caída’, o más bien caída por la emoción no le provocó daño alguno al chico. La lástima es que esa fotografía que tanto esfuerzo le ha costado al chico no se ha podido recuperar, o no ha tenido la misma relevancia que su caída delante del coche, pero este vídeo nos muestra lo que, en muchas ocasiones, otros no nos atrevemos a hacer: parar un superdeportivo con nuestro propio cuerpo para inmortalizar ese momento que hemos tenido frente a él. Pero mejor que no caigamos todos delante de los superdeportivos, que esos paragolpes frontales son bastante más angulosos que los de un utilitario.

Compártelo. ¡Gracias!