Cinco dudas sobre la conducción autónoma que Ford nos ha resuelto

Escrito por
Interesante
0

Hemos pasado un par de días en el Mobile World Congress 2017 en Barcelona, en una feria de relevancia internacional enfocada a la telefonía móvil. ‘¿Qué pinta Ford aquí…?’ Eso es lo que se preguntaron algunos, pero también sobre SEAT, BMWPeugeot que estaban allí presentes. Pues pintaban, y mucho. De hecho, nos han podido resolver cinco dudas sobre la conducción autónoma que, seguramente, también a ti se te hayan pasado por la cabeza.

En esta feria internacional de la telefonía móvil, Ford nos concedió dos entrevistas clave en el futuro del fabricante americano. La primera con Ken Washingtonvicepresidente de Investigación e Ingeniería Avanzada de Ford Motor Company– y una segunda entrevista con Don Butler director ejecutivo de vehículo y servicios conectados-. Y tanto en una como en la otra pudimos abordar cuestiones interesantes sobre la conducción autónoma.

Ford enfoca el vehículo autónomo también al entorno profesional. Hemos visto con ellos aplicaciones posibles en paquetería, por ejemplo, o en el transporte privado.

La conducción autónoma ahora mismo y en los próximos años

En Ford nos prometen –y esto no es nuevo-, que en 2021 venderán un primer vehículo autónomo. Pero se refieren a un coche autónomo de nivel 4, es decir, autonomía completa. Y en su stand en el Mobile World Congress 2017, la firma americana se ha enfocado de forma completa a ‘La ciudad del futuro’. ‘Pero… ¿no se dedicaban única y exclusivamente a los coches?’ Sí, y no, porque en este marco los vehículos autónomos no dejan de ser un producto inteligente y conectado, y además la firma está desarrollando una serie de servicios anexos que, efectivamente, formarán parte de esa ‘ciudad del futuro’.

Y nuestras dudas eran quizá algo más ‘de calle’ como, por ejemplo: ¿será un problema que coexistan coches autónomos y vehículos conducidos por humanos? Y a esto Ford tiene una respuesta tan sencilla como que, evidentemente, en el desarrollo de su tecnología se contempla que durante muchos años coexistirán, y es la tecnología la que tiene que estar adaptada para responder de la forma óptica a las miles de decisiones –acertadas y equivocadas- que puede tomar un humano, y cómo esto puede afectar a la circulación.

Hemos preguntado también sobre el progreso actual en el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma recordando –porque era inevitable- que ‘otros’ fabricantes ya tienen coches autónomos en la calle, hoy mismo. Y desde Ford nos comentan que sí, pero nos recuerdan que no de nivel cuatro, y no como una tecnología final y completa que esté disponible bajo una fiabilidad absoluta. Por eso, Ford lleva los mismos o más pasos avanzados que lo que conocemos de Tesla –explican- pero aún no disponible al alcance del consumidor, sencillamente, porque lanzarán su tecnología cuando pueda prestar una experiencia completa y perfecta. Por eso, también, nos hablan del nivel cuatro de conducción autónoma.

Pero, en todo esto los coches tendrán que estar conectados a Internet ¿verdad? Eso nos preguntábamos antes de entrevistarnos con los directivos antes citados, y así es. Y desde el área de desarrollo de soluciones de conectividad nos comentaron que el enfoque de Ford apunta directamente –actualmente, y en el futuro cada vez más- al control del vehículo por comandos de voz. Para lo que, nos confirman, es crucial trabajar en un reconocimiento del lenguaje natural y con capacidad contextual. Es decir, que el sistema de reconocimiento sea capaz de adaptarse a nuestro lenguaje, y tomar comandos a modo de conversación directa con el vehículo.

Entre todo esto, nos comentan por otro lado –porque así lo preguntamos- que con la infraestructura actual es posible lograr sus objetivos, y que a pesar de que Ford colabora en el desarrollo del 5G y los estándares de la próxima generación de redes móviles, la infraestructura actual de telecomunicaciones podrá soportar la conectividad de los vehículos autónomos. Lo que comentábamos anteriormente, pero también los servicios de análisis de perfil de consumidor –por así llamarlo- que irán recabando información sobre nuestros hábitos y gustos para adaptar el coche autónomo a nuestras necesidades en cuestiones tan simples como la temperatura del climatizador.

Pero ‘¿no seré yo quien siga haciéndolo, en el futuro, como ‘conductor’ del vehículo autónomo?’ Es lo que nos preguntábamos cuando, además, cuestionamos: ¿dejarán de existir los botones en el salpicadero del coche? Y estas varias consultas nos las resolvieron recordándonos que el coche autónomo no estará enfocado únicamente al ámbito particular, sino también al uso como servicio, o incluso en el ámbito profesional para campos como la paquetería. Luego, efectivamente, hay servicios de recopilación de información en torno a él que serán clave. Tan pronto como montemos en uno de estos coches, parámetros como los relativos al acondicionamiento interior estarán listos según nuestros gustos particulares.

Compártelo. ¡Gracias!