Cómo colocar las cadenas de nieve a tu coche

Escrito por
Interesante
0

Cuando vamos a circular por nieve con el coche, a no ser que tengamos neumáticos de invierno, la solución es utilizar cadenas. Podemos elegir cadenas o fundas textiles, cada cual con sus ventajas, pero en el caso de optar por las ‘clásicas’ cadenas de aluminio o hierro, seguramente nos hará falta algo de ayuda para saber cómo colocarlas correctamente y tardar apenas un par de minutos. De ellas depende que se mantenga la tracción y adherencia, además de que en determinadas situaciones –por la climatología- y lugares es obligatorio utilizarlas.

Las cadenas se deben montar sin mover el vehículo, y el paso clave es el primero: centrar correctamente el aro de acero para que después se puedan tensar en el último paso sin ningún problema o dificultad.

¿En qué ruedas (o eje) pongo las cadenas a mi coche?

Lo primero que debes saber es que las cadenas de nieve se colocarán siempre en el eje motriz. Es decir, que si nuestro vehículo es tracción delantera, entonces tendremos que ponerlas en las dos ruedas delanteras. Y en caso de que nuestro vehículo sea de propulsión –tracción trasera-, las cadenas irán instaladas en las dos ruedas posteriores. Pero ¿qué hay de los vehículos con tracción total? Depende de su configuración, y lo más correcto sería poner cadenas en las cuatro ruedas, pero por norma general las colocaremos en el eje delantero, puesto que es donde tenemos la dirección y es donde se favorece en mayor medida la tracción en este tipo de vehículos.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/interesante/nieve-cadenas-fundas-textiles-tus-neumaticos

Así se colocan las cadenas de nieve en cualquier coche

Parece complicado –y más si no lo has hecho nunca-, pero es realmente sencillo. Es recomendable probar antes de tener que hacerlo por obligación, de tal forma que veamos en un entorno sencillo cómo se colocan las cadenas. Y el mecanismo es tan sencillo como estirarlas en el suelo para ver que nada está enrollado, y a continuación coger el cable de acero que marca su estructura para rodear el neumático por la parte interna, evidentemente dejando el eje dentro de su circunferencia. Una vez rodeado, y de forma centrada, cerraremos este aro de acero y, por la parte exterior, haremos exactamente lo mismo cubriendo con las bandas de acero –o aluminio- que cruzan de aro a aro la superficie del neumático.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/interesante/los-neumaticos-invierno-no-solo-nieve

Hecho lo anterior, las cadenas deberían quedar con ambos aros marcando los límites interior y exterior de la banda de rodadura del neumático, y las bandas que cruzan entre los mismos cubriendo toda la superficie del mismo. Por lo tanto, lo único que nos quedaría es ajustarlo con fuerza para que, estando centradas, las cadenas queden fijas en la posición correcta. Esto lo haremos con el tensor principal, una vez estén correctamente colocados todos los enganches anteriores. Y deberíamos haberlo conseguido, sin ningún problema ni dificultad, sin necesidad de mover el coche, y abriendo un pequeño surco para descubrir el neumático en caso de que, por pérdida de tracción, haya quedado hundido en la nieve dificultando el acceso a la parte interior y la zona exterior, donde queda visible la llanta.

Compártelo. ¡Gracias!