¿Merece la pena cambiar las llantas de tu coche?

Escrito por
Interesante
0

En el equipamiento de serie, cuando se incluyen, los fabricantes acostumbran a destacar las llantas de aleación. Es un componente atractivo para el público más joven frente a las llantas de acero que se suelen montar en los acabados más bajos de gama, principalmente, en modelos utilitarios. Y dentro de las llantas de aleación, claro, hay muchos diseños, materiales y dimensiones. Pero ahondando en la cuestión ¿merece la pena cambiar las llantas? Te presentamos las ventajas y desventajas, y qué debes tener en cuenta si te lo estás planteando.

Lo primero y más importante a tener en cuenta, si ya estás decidido a cambiar las llantas de tu coche, es que las que vayas a instalar en el vehículo tengan el mismo perímetro que la llanta de serie. Si no es así, y no se incluye su medida dentro de la ficha de inspección técnica de tu modelo, entonces tendrás problemas con la ITV y posibles sobrecostes y contratiempos para su homologación. La ‘vía de escape’ que algunos encuentran es a más llanta, menos neumático. De esta manera se mantiene el perímetro máximo, pero ¿es buena idea?

llanta

Neumáticos de perfil bajo y llantas más grandes

 

Los neumáticos de perfil bajo sufren menores deformaciones ante fuerzas y presiones idénticas, y la banda de rodadura mantiene un mejor contacto con el asfalto. Es decir, que mejoran el paso por curva garantizando una estabilidad algo superior, y es el motivo por el que este tipo de neumático se utiliza en modelos deportivos. ¿El problema? Que esas deformaciones reducidas se traducen en un mayor trabajo sobre la suspensión, lo que significa que perderemos confort de marcha además de aumentar el riesgo de reventón. Por otro lado, lo más normal es que los neumáticos de perfil bajo sean más ancho, algo que nos lleva directamente a un consumo superior y un mayor riesgo de aquaplanning. Así que sí, cambiar las llantas del coche tiene más consecuencias que las estéticas, entre otras que estos neumáticos son más caros.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/interesante/los-neumaticos-invierno-no-solo-nieve

Llantas más pesadas, más problemas para tu coche

Vale que las llantas de acero no son lo más ‘chic’ que puede calzar tu coche, y que poner unos tapacubos algo más vistosos no es la opción que todos soñamos. Pero lo cierto es que cambiar las llantas de serie por unas llantas más grandes, o anchas, o las dos, supone añadir peso. A no ser que compremos llantas de aleación ligera o materiales especiales, como la fibra de carbono que utiliza un BMW M4 GTS. ¿Es el caso? Seguramente no, así que ten en cuenta que un mayor peso de las llantas se traducirá de nuevo en más consumo, menos maniobrabilidad. Y por supuesto un comportamiento más torpe en aceleración, giro e incluso en frenada.

Compártelo. ¡Gracias!