Reprogramar la centralita: qué debes saber sobre la ECU de tu coche

Escrito por
Interesante
0

Quizá no lo sabías, pero en tu coche hay algo que se llama ECUUnidad de Control de Motor. Se trata de un componente electrónico que está diseñado para controlar la combustión interna, y su trabajo parte desde algo tan simple como el control de la cantidad de combustible inyectado por cilindro en cada ciclo hasta operaciones más complejas como controlar el punto de ignición, apertura y cierre de válvulas o, a fin de cuentas, cómo trabaja el turbocompresor. Es sobre estas más complejas, habitualmente, sobre las que es posible la reprogramación de centralita.

Seguramente habrás oído a cualquier cuñado que con una reprogramación de centralita le ha sacado 50 CV a su BMW, por ejemplo. Y es posible extraer una considerable potencia extra a tu vehículo sólo ‘retocando’ la ECU -o más bien su programación-, pero hay muchos, pero que muchos matices a tener en cuenta antes de enfrentarse a una reprogramación de la centralita. En primer lugar, que este componente electrónico tiene diferentes funciones de control y administración en la combustión, pero además que se basa en múltiples sensores que analizan la posición del acelerador, el oxígeno y la temperatura del aire, y un largo etcétera.

combustion motor gasolina

Qué hace la ECU

Como comentábamos, hay diferentes ECUs, y algunas son más avanzadas que otras. No obstante, este tipo de componentes son capaces de controlar, por ejemplo, la cantidad de combustible que se inyecta en los cilindros por cada ciclo. Esto se lleva a cabo en los motores de inyección, y depende de la cantidad de aire y la presión de la gasolina. Mayor inyección, por ejemplo, cuando la temperatura es baja en el bloque. Pero también se regula el tiempo de ignición según el comportamiento del motor, tanto en mecánicas asociadas a cambios manuales como a transmisiones automáticas, y en los motores con distribución de válvulas la ECU es la que se encarga de la apertura y cierre de las mismas para optimizar el flujo de aire que se introduce en el cilindro, de manera que se evita la mala combustión con el consiguiente incremento de potencia.

Reprogramación de la ECU ¿qué se puede modificar y conseguir?

Además de los anteriores parámetros, en caso de que tengamos una ECU reprogramable en nuestro vehículo, lo que se puede controlar con el mapeado es la ignición, la temperatura del agua, la sensibilidad a la temperatura del bloque motor, la sensibilidad a la alimentación temporal de combustible según la presión sobre el acelerador- o, sencillamente, el límite de revoluciones al que puede ser sometido el motor hasta cortar la inyección de combustible. Esto anterior en modelos de calle, mientras que en competición hay ECUs más avanzadas que se encargan de controlar, por ejemplo, el waste gate del turbo, la relación de marchas, y muchos otros factores.

porsche en banco de potencia

Sabiendo lo anterior podemos entrar ya en lo que comúnmente se conoce como reprogramación de la centralita, que básicamente es un flasheo de la ECU. Los modelos a partir del año 1996, aproximadamente, cuentan con unidades de control de motor OBD-II, y esto significa que modificar la programación es tan ‘sencillo’ como modificar su mapeo por un puerto ODB. Es decir, que no hace falta cambiar la ECU, sino que la información que determina su comportamiento se puede alterar a través de un software específico.

Generalmente, las reprogramaciones suelen estar enfocadas a conseguir mayor rendimiento. Ya sea en términos de potencia, de velocidad máxima, de par, de respuesta del acelerador, y así con un muy largo etcétera. Y lo que puedes conseguir, o no, depende fundamentalmente de la mecánica de tu coche, y por supuesto de las posibilidades del experto que se siente frente a él. Ahora bien, siempre se conseguirá más con un motor gasolina turboalimentado que con un atmosférico, por cuestiones obvias. No se pueden establecer unas cifras de potenciani de ninguna otra índole- sin conocer qué modelo se pretende modificar, pero para según qué mecánicas hay márgenes realmente amplios de mejora. ¿Recomendable? Eso es otra cosa.

ecu coche

Los riesgos de reprogramar la centralita

¿Te suena eso del modo Sport de según qué modelos? Pues, por lo general, el selector de modos de conducción no es más que un selector de mapeos para la ECU de tu vehículo. Es decir, que de un modo muy simplificado podríamos entenderlo como una reprogramación de la centralita temporal y, sobre todo, oficial, que quizá sea incluso más importante. ¿Por qué? Porque, evidentemente, reprogramar la centralita conlleva riesgos para la mecánica del vehículo, en tanto que se va a exigir un rendimiento superior para el que, muy probablemente, no esté diseñado. Los fabricantes suelen jugar con márgenes de mejora en pro de la fiabilidad, y esto es algo muy a tener en cuenta.

Lo primero que debes tener en cuenta es que puedes tener problemas con la ITV y el seguro, y también con la garantía del fabricante, si los cambios respecto a las prestaciones originales sobrepasan los baremos fácilmente detectables en una inspección técnica. Es cierto que las modificaciones de software, que es lo que son las reprogramaciones de centralita, son difíciles de detectar, pero no te quepa duda de que es más que posible. Por lo tanto, si te estás planteando modificar el comportamiento de la ECU de tu coche, lo mejor es que te informes de los detalles concretos de tu modelo, sus posibilidades, y los quebraderos de cabeza que esto te puede provocar. Por fiabilidad –vida útil del motor-, y por cuestiones legales y administrativas.

Compártelo. ¡Gracias!