Por qué es tan importante la correcta presión de los neumáticos

Escrito por
Interesante
0

Como sabrás -o eso espero-, los neumáticos de tu coche van inflados de aire. Y el problema de este aire, fundamentalmente compuesto por nitrógeno y oxígeno, es que se ve afectado por la temperatura –y evaporación- sufriendo cambios de presión. Pues bien, hay una presión óptima para tus neumáticos que depende de la carga del vehículo y velocidad, entre otros, y que deberías encontrar en el manual de mantenimiento, o bien en la puerta del copiloto, la tapa de la guantera o el depósito de combustible. ¿Qué pasa si la presión de los neumáticos no es correcta?

De la presión de los neumáticos depende que la duración, adherencia, comodidad y estabilidad se mantengan dentro de los valores que dependen. Una mala presión puede provocar que la capacidad de evacuación de agua se vea mermada y, por consiguiente, se sufran notables pérdidas de adherencia en conducción por pavimento mojado –por lluvia, nieve y otros-. En este caso estamos en mayor riesgo de aquaplanning, además de que se aumenta la distancia de frenado. Pero en seco, además, una incorrecta presión de los neumáticos puede producir desgastes irregulares, una mayor sonoridad, mayor desgaste y también pérdidas de adherencia.

esquema presion neumaticos

La presión de los neumáticos es crítica para la seguridad

Bien puede ser que llevemos una baja presión según las recomendaciones del fabricante, y por tanto tendríamos una mayor distancia de frenado y menor maniobrabilidad, así como el desgaste irregular que comentábamos anteriormente y el riesgo de explosión del neumático. Sólo se recomienda una presión más baja en offroad y de forma puntual, para mejorar la tracción, por ejemplo, en arena o barro. Y por otro lado es probable que caigamos en el sobre inflado, una presión excesiva que provoca menor adherencia por la superficie de contacto con el pavimento inferior, además de perjuicios sobre el confort por la pérdida de absorción entre otros.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/interesante/neumaticos-usados-segunda-mano

Por estos motivos se recomienda revisar la presión cada dos semanas, aproximadamente, y aunque no se haya cumplido este plazo siempre antes de viajes largos y después. De esta forma, por otro lado, podremos también detectar un pinchazo o pérdida antes de sufrir las consecuencias. Y como alternativa, aunque es más caro, también podemos inflar los neumáticos con nitrógeno, que no se ve afectado de igual manera por los cambios de presión y es más estable dado que no hay oxígeno en el interior del neumático.

Compártelo. ¡Gracias!