Vídeo: así se calienta un motor, visto con una cámara térmica

Escrito por
Interesante
0

El mundo de la mecánica es realmente apasionante, incluso para los que sólo llegamos hasta un nivel bastante ‘asequible’. Y en Internet hay decenas de vídeos que destripan sus detalles de la forma más interesante. Tanto es así que hace unos días veíamos cómo funciona un motor de cuatro tiempos a cámara lenta y en resolución 4K, gracias a una culata transparente. Pero esta vez lo que tenemos entre manos está grabado con una cámara térmica, y como podrás imaginar es un sencillo vídeo en el que se puede apreciar cómo un motor va cogiendo temperatura.

En multitud de ocasiones hemos hablado sobre la importancia de la temperatura del motor para su correcto funcionamiento en la conducción, y por supuesto para garantizar su máxima durabilidad. En climas cálidos el vehículo no tiene demasiada dificultad para alcanzar la temperatura óptica –del aceite, principalmente- en apenas unos segundos, mientras que en climas fríos y situaciones puntuales de climatología fría, por debajo de los 0 grados e incluso algo por encima, lo más conveniente es arrancar y esperar hasta que la temperatura sea idónea, de manera que la viscosidad del aceite llegue a su punto correcto y las piezas mecánicas estén correctamente lubricadas.

Con la batería en una buena temperatura, el bloque arranca en una temperatura muy baja, pero progresivamente se va estabilizando con un ralentí poco por encima de lo normal.

Así se calienta el motor de un coche, una cámara térmica registra cómo cada pieza mecánica va cogiendo temperatura

En el caso de este vídeo en concreto, el motor arranca a -6 ºC de temperatura ambiental, y uno de los primeros pasos es el recorrido del líquido anti congelante hasta la calefacción del vehículo. Como ya comentamos anteriormente, para que el motor arranque en estas circunstancias la temperatura de la batería es crucial, puesto que de ella depende la potencia suministrada al sistema de arranque, y a partir de aquí todo el proceso es progresivo. Inicialmente el anticongelante hace su recorrido y el aceite del motor empieza a calentarse con un ralentí inestable, algo por encima de lo habitual, que ayuda a mantener activo el motor y facilita que el bloque vaya cogiendo la temperatura idónea de forma progresiva.

En estas temperaturas, ni la gasolinao el gasoil- ni el aceite del motor se congelan, pero sí es cierto que se mantienen a una viscosidad que no es la ideal para el funcionamiento de la mecánica y, mucho menos, para la circulación del vehículo. Y aunque la calefacción del vehículo puede ayudar incluso a que el propio motor alcance la temperatura ideal, siempre hay que tener en cuenta que a bajas temperaturas, cualquier esfuerzo adicional que sea innecesario se debe evitar, y siempre hay que arrancar de forma pausada y permitiendo que el vehículo tome la temperatura idónea sin acelerones, por ejemplo, y sin emprender la marcha antes de que se estabilice.

Compártelo. ¡Gracias!