Motores turbo para el Mazda CX-5 2017

Escrito por
Noticias
0

El Mazda CX-5 (2017) ya está confirmado para el Salón del Automóvil de Los Ángeles y la fecha se acerca. Pero por el momento la firma sólo ha hecho oficial una imagen en la que se intuye su silueta, y podemos confirmar algunos detalles filtrados sobre su nuevo diseño, pero poco más. Y mientras tanto lo que sí llegan son rumores sobre sus mecánicas, que según apuntan estarán estrechamente relacionadas con lo último de Honda en la renovación del CR-V. Sí, llega el turbo al Mazda CX-5 (2017).

Como premisa tenemos al Mazda CX-9, que ya ha incorporado a su alineación de mecánicas los motores con turbo. Y frente al nuevo Mazda CX-5 está, como ya comentábamos, el Honda CR-V con 190 CV de potencia, que sería el rival directo. En el caso del Mazda CX-9 y su motor turbo, el SKYACTIV-G tiene 2.5 litros de cubicaje y desarrolla hasta 250 CV, una potencia notablemente superior y que, evidentemente, no heredaría el nuevo CX-5 de forma directa. Según esta información, para el nuevo CX-5 Mazda tomaría exactamente el mismo motor, pero rebajaría esos 250 CV y 420 Nm a las cifras del Honda CR-V recién actualizado con 190 CV de potencia, aproximadamente, y un par máximo de 240 Nm.

mazda cx 5 2016

El Mazda CX-5 con el motor SKYACTIV-G turbo

En la presentación del Mazda CX-9 la firma destacó que este motor turbo aprovecha la base del propulsor atmosférico de 2.5 litros. Con inyección directa ofreciendo una aceleración lineal y una buena capacidad de respuesta, sin turbo lag gracias a una cilindrada superior a la habitual dentro de los motores turbo producto del ‘downsizing’. Además, con consumos ajustados y beneficiándose del Turbo de Presión Dinámica. ¿En qué consiste esto? En ‘maximizar el rendimiento de la turbina haciendo variar la presión de los gases de escape según la velocidad del motor’. Por otro lado, la válvula EGR ajusta la proporción de oxígeno.

Relacionado:http://motor.adslzone.net/modelos/prototipos/confirmado-mazda-cx-5-2017-los-angeles

En definitiva, una mecánica que, previsiblemente, formará parte de la gama de motores del Mazda CX-5 2017 y otros modelos próximos de Mazda. No obstante, lo que está por ver es qué nivel de potencia y par máximo, entre otros –como el consumo de combustible-, ofrece Mazda respecto a los 184 CV y 250 Nm de la mecánica actual, de aspiración natural. Y por otro lado, también el 2.2 litros diésel sufrirá una importante evolución, pero no tenemos más detalles sobre esta mecánica. Será interesante ver cómo afecta al Mazda CX-5 la llegada de la turboalimentación.

Compártelo. ¡Gracias!