Sindicatos europeos se plantan contra Uber por el ‘feudalismo digital’

Escrito por
Noticias
0

Los ‘sectores tradicionales’ están afrontando la digitalizaciónen algunos ámbitos- a golpe de mazo. El taxi se opone a la llegada de Cabify y Uber, y tampoco le sienta bien el carpooling de Blablacar. Pero no son los únicos –los taxistas- los que se oponen a la digitalización del transporte. Varios sindicatos en Europa y América, concretamente siete, se han plantado en contra de Uber solicitando un nuevo contrato social para la plataforma y sus similares, de tal manera que se abra la representación sindical de los trabajadores de las mismas.

Según apuntan estos siete sindicatos europeos y americanos, tras el modelo de crowdworking de plataformas de transporte como Uber se esconden problemas laborales. Explican que existen relaciones laborales de dependencias que hacen evidente la necesidad de elaborar un nuevo contrato social que aborde la situación de la economía digital en el ámbito del transporte, y que impida la consideración de los trabajadores como socios como forma de ahorro de cotizaciones sociales, seguros, salud laboral y vacaciones. Es lo que han catalogado como feudalismo digital.

En el Documento de Frankfurt sobre el empleo basado en Plataformas, siete sindicatos europeos y americanos protestan contra la falta de regulación del empleo digital, y exigen la elaboración de un nuevo contrato social que garantice los derechos de los trabajadores, en relación a las nuevas empresas de transporte que siguen el modelo de crowdworking.

uber

Sindicatos europeos se unen para un nuevo contrato social en la economía digital

Los sindicatos aliados en la demanda de un nuevo contrato social son la Cámara Austríaca del Trabajo (Arbeiterkammer), la Confederación Sindical Austríaca (ÖGB), la Unión Danesa de Trabajadores Comerciales y Clericales (HK), la Unión Alemana de Trabajadores Metalúrgicos (IG Metall), la Hermandad Internacional de Camioneros Local 117 (Seattle, EEUU), la Unión Internacional de Empleados de Servicios (EEUU y Canadá), y el sindicato Unionen (Suecia), como cuentan en Motorpasion. Y son quienes han demandado que se cree un marco legal para el crowdworking dentro de la Unión Europea, evitando las condiciones decimonónicas que se dan actualmente con los trabajadores siempre conectados y pendientes.

Se exige un nuevo marco legal que lleve al entorno digital las condiciones laborales y garantías del empleo tradicional, en pro de los trabajadores y de la competencia entre ambos.

‘Hay que poner límites al trabajo’, según lo expuesto por la Confederación Europea de los Sindicatos, y evitar la competencia en el suministro de trabajo irregular e imprevisible. Todas estas puntualizaciones son las expuestas en el Documento de Frankfurt sobre el Trabajo basado en Plataformas, que parte sobre la premisa de que el trabajo no es una materia prima comerciable. Las protestas de los sindicatos han relanzado el debate sobre el contraste entre el empleo tradicional y el entorno digital, en el que no se garantizan cuestiones básicas como el salario mínimo, la jornada laboral, las indemnizaciones en caso de accidente laboral y la protección legal, el derecho a la organización y la negociación de convenios, o el acceso asequible a la sanidad.

Fuente > bez

Vía > Motorpasion

Compártelo. ¡Gracias!