Prueba Opel Astra 1.6 CDTI Biturbo 160 CV

Escrito por
Pruebas de coches
0

No me extraña que quieras un compacto, y tampoco me extra que quieras un compacto con brío ¿pero no prefieres uno que consuma poco? Pues eso es, reducido a lo mínimo, lo que te propone el Opel Astra 1.6 CDTI Biturbo 160 CV, la opción más alta que ofrece el fabricante alemán dentro de su gama diésel para el modelo compacto que, no lo olvides, es el Coche del Año en Europa 2016. Y por algo consiguió el galardón este renovado Astra K, hasta 200 kilos más ligero en función de la versión por la que optemos.

Diseño

En la prueba del Astra de 110 CV, también diésel, ya nos quedamos con buen sabor de boca. Pero este tiene 50 CV más que consigue gracias a esa configuración biturboy, por cierto, era también una versión más equipada-. De nuevo nos quedamos con algunos rasgos clave de su diseño, como las nuevas ópticas para el frontal y la zaga, aunque las de la delantera merecen mención especial. Son los faros IntelliLux, que así es como los denomina el fabricante, y la clave de ellos está en que son faros LED matriciales con 8 diodos. Es decir, faros con haz de luz adaptativo, que se ‘mueve’ cuando ponemos el sensor de luces automáticas –luces de carretera automáticas- adaptándose al entorno para conseguir la máxima visibilidad sin deslumbrar al resto de vehículos que circulan en el nuestro o en el sentido contrario. Algo atípico entre los compactos y que, aunque conlleva un sobrecoste importante en la factura del Opel Astra 2016, realmente merece la pena instalar como equipamiento opcional.

Como opción, en el Opel Astra 2016 podemos instalar los faros ‘IntelliLux’, ópticas LED matriciales de 8 diodos con haz de luz adaptativo. Una de las grandes novedades del Astra K, y algo atípico en el segmento que ocupa el modelo alemán.

Esto no es lo único que ha cambiado en el diseño exterior. También se han retocado los paragolpes como es habitual en cualquier restyling y, sobre todo, se ha reducido su peso hasta 200 kilos, y es algo que se nota en la agilidad del Opel Astra. Quizá en este 1.6 CDTI Biturbo de 160 CV no nos sería tan necesario y no sea tan apreciable en su aceleración y respuesta en la conducción, pero es algo que su consumo agradece. Así que el diseño es más joven y atractivo si nos ceñimos a lo estético, pero también se ha ganado en otros apartados gracias a este punto que comentábamos.

opel astra

Interior

Dentro del Opel Astra, sí, llama la atención en la renovación del modelo compacto que ahora el salpicadero es mucho más limpio gracias a la reducción de botones físicos. En lugar de ellos –que los hay, pero no son tantos-, nos encontramos con una pantalla táctil de 8 pulgadas desde la que tenemos acceso a todas las funciones de infotainment, pero también al completo sistema Opel OnStaropcional-. Dejando a un lado este servicio, del que luego hablaremos, Opel repite en el Astra K una configuración con plásticos de buen tacto y aspecto en una sólida construcción bien rematada y decorada ligeramente con plásticos brillantes, en tono negro piano para la zona central. En definitiva, un interior sobrio y sencillo, pero funcional, en el que únicamente chirría dónde está ubicado el botón para las luces de emergencia, más cerca del acompañante que del conductor. ¿El resto? Todo correctamente posicionado, a mano.

interior opel astra 2016

Pero hay algo especialmente destacable en el interior del Opel Astra 2016, y es el puesto de conducción. En él tenemos un volante –en este caso forrado en piel- que, como es habitual en cualquier modelo de la casa, tiene formas muy marcadas para el apoyo de los pulgares y un diseño vistoso; pero sobre todo tenemos ‘los asientos Opel’. Para este modelo y acabado, con reglajes eléctricos de todo tipo e incluso regulación del ancho de la espalda para optimizar la sujeción lateral, es más, teníamos incluso función masaje que no me apasiona, pero bueno. Los asientos tienen una sujeción excepcional frente a sus competidores, y el confort típico de Opel, de máximo nivel. Y en frente nos encontraremos con un cuadro de instrumentos analógico, pero con pantalla digital en el centrol, muy completa y con gráficos excelentes.

interior opel astra k

Entre las novedades: freno de mano eléctrico para ganar en espacio, o una consola central desplazable que sirve como apoyo para el codo. Un espacio muy correcto en las plazas delanteras, y exactamente lo mismo en las traseras, con asientos bastante marcados y confortables, y generoso espacio para la cabeza y las rodillas. Así que muy cumplido el interior, y con un maletero de formas muy rectas que facilita la organización de la carga. ¿Algo más? Sí, desde luego: Opel OnStar. Es decir, conexión WiFi para 7 dispositivos a la vez, y asistencia directa y personalizada:

Motor y comportamiento dinámico

Sin sorpresas en el diseño exterior y en el interior –salvo pequeños detalles- porque ya habíamos estado con el Opel Astra 2016 anteriormente. Eso sí, en el Opel Astra 1.6 CDTI Biturbo 160 CV tenemos ahí la diferencia, en su motor diésel que se posiciona en la parte más alta dentro de las opciones del catálogo. Aquí nos vamos hasta los 160 CV de potencia y un par máximo de 350 Nm que está disponible desde las 1.500 rpm. El consumo homologado es de 4 l /100 km y en nuestra prueba hemos podido quedarnos en torno a los 5,2 l/100 km por autopista, mientras que en circulación urbana nos hemos ido hasta los 6 l/100 km, que son buenas cifras en cualquier caso. Y sí, tiene una ágil respuesta en aceleración desde la parte baja del cuenta vueltas, y sobre todo muy buenas recuperaciones con el motor biturbo asociado a una transmisión manual de seis velocidades.

Esto es lo que no nos ha gustado tanto, el cambio manual, que si bien tiene una palanca muy ergonómica y responde bien, en ocasiones deja echar en falta algo más de guiardo en sus movimientos. Es un cambio suave, en cualquier caso, y cumple sin problemas. Ahora bien, la relación de marchas nos hace sentir que se hacen demasiado cortas cuando estamos acelerando rápido. Exige cambiar mucho y hacerlo rápido, porque la aguja sube realmente rápido. Muy buenas prestaciones y, sobre todo, un consumo que acompaña a llevarlo alegre sin temor.

opel astra 2016

En la experiencia de conducción, suspensión confortable para la circulación por autopista, y de nuevo algo corto si buscamos alguna sensación. En carreteras viradas –nosotros lo hemos probado en un puerto-, sentimos cómo se hunde en la curva ligeramente, dando una mínima sensación de inseguridad, pero se mantiene plano en su posición sin demasiada tendencia al subviraje. En definitiva, se comporta bien y sus asientos ayudan a prestar seguridad en curva. Se le podría pedir en este campo una mayor dureza de suspensión, pero lo cierto es que esa pequeña ‘carencia’ la agradecemos tanto en autopista como en circulación por ciudad. Es un modelo con mucho aplomo, y con este motor es realmente divertido. Además, bajo la pantalla de la consola central tenemos el botón de Modo Sport que únicamente acentúa la respuesta del acelerador y endurece ligeramente la dirección, pero nos ayuda a disfrutar aún más de carreteras ‘movidas’.

Compártelo. ¡Gracias!