Prueba Opel Zafira 2.0 CDTI 170 CV

Escrito por
Pruebas de coches
3

El segmento de los MPV no pasa por sus mejores días y, sin embargo, el Opel Zafira mantiene un buen volumen de ventas. Los SUV están presionando, pero ¿qué hace al Opel Zafira un modelo especial? Pues, en realidad, no son pocos los argumentos para seguir apostando por un modelo como este, en lugar de escoger un SUV equivalente. Nosotros hemos hecho una prueba al Opel Zafira 2.0 CDTI de 170 CV, y te podemos contar unos cuantos. Y también sus puntos débiles.

Ahora Opel está aumentando su apuesta por los SUV con el Mokka X como primer lanzamiento, seguido por el Crossland X y próximamente el Grandland X. Es una de las consecuencias del crecimiento sobre la demanda de modelos SUV. Pero como decíamos, el Opel Zafira sigue cosechando buenas ventas. Con una carrocería de grandes dimensiones, pero ahora más estilizada, el nuevo Zafira ha mantenido las claves de su precedente y ha mejorado la apuesta con un diseño mucho más llamativo y, sobre todo, un despliegue tecnológico de primer nivel.

Diseño

El diseño del Opel Zafira 2017 es uno de los puntos que más ha cambiado. Es evidente que el Opel Astra K era la referencia, y en el monovolumen la marca alemana ha mantenido el mismo lenguaje de diseño que en su compacto, llevado también al resto de modelos de la familia. Así, en la delantera nos encontramos con una parrilla completamente nueva, a la que acompañan también grupos ópticos igualmente de nuevo diseño. La franja cromada que decora el central se sigue en sus líneas con las luced diurnas del faro, con la doble ala típica de sus últimos diseños.

Igualmente se ha aprovechado esta actualización para aumentar los pasos de ruedas y retocar la zaga siguiendo las mismas tendencias. En definitiva, se le ha dado un soplo de aire fresco no sólo para acomodar sus líneas al diseño del resto de la familia, sino también para conquistar a los que, por inercia, miran al segmento SUV. Y todo ello con una altura libre al suelo que, en realidad, poco tiene que envidiar a los SUV. Es igual de polivalente, pero con una aerodinámica y un diseño propios de su segmento. Tanto en lo bueno como en lo malo. Donde los SUV tienen que dejar paso al Zafira, indudablemente, es en la visibilidad desde el interior.

Interior

Por su carrocería y sus cotas, sí, quizá sea igual de válido que un SUV –en el uso urbano-, pero su interior es lo que hace despuntar a este modelo si lo que buscamos es un familiar puro. Sobre todo, porque cuenta con tres filas de asientos, de las cuales la última es plegable. Y porque cuenta con 710 litros como capacidad de maletero aprovechando los cinco asientos de la primera y segunda filas de asientos, y llega hasta los 1.860 litros de capacidad como máximo. Pero si esto te parece poco, también tienes que contar con que tiene unos 30 huecos portaobjetos.

En la renovación del Opel Zafira se ha dado una completa revisión al puesto de conducción del conductor y el acompañante. Ahora nos encontramos, en el panel de instrumentos, con un diseño más sencillo e intuitivo. Pero también en la consola central tenemos novedades, concretamente una pantalla táctil de 7 pulgadas que ha permitido reducir de forma notable la cantidad de botones físicos que tenemos accesibles desde el puesto del conductor y el de su acompañante. Además, la pantalla se ha modificado para tomar una posición ligeramente inferior, integrada en el salpicadero, para mejorar su control y aumentar la visibilidad, que es uno de los puntos más destacables de este modelo.

Así que tenemos un puesto de conducción más limpio, con una consola central más despejada y que, aunque tiene más funciones que antes, es más cómoda por el uso de prácticamente todos los controles desde la propia pantalla táctil. Y a esto hay que sumarle la consola central FlexRail que, básicamente, es una guantera central modular. Me explico: tienes un hueco profundo y grande, donde caben varios objetos, o bien dos portavasos, o bien una guantera típica. Todo esto repartido, cada cual, en un raíl diferente que podemos desplazas hacia delante o detrás para configurar la consola como nosotros queramos.

Motor y comportamiento dinámico

Diésel, con un motor de 2.0 litros de cubicaje y que nos ofrece 170 CV de potencia. Esto es lo que dice la hoja técnica en sus datos más básicos. Este mismo bloque, asociado a un cambio manual de seis velocidades, entrega un par máximo de 400 Nm con sus cuatro cilindros, y que mueve con una soltura más que suficiente al Zafira, que pesa 1.748 kg. Como es evidente, este motor es sobradamente holgado para el modelo, y así se muestra aunque lo llevemos cargado hasta arriba, da igual que sea de bultos y usando sólo cinco plazas, que igualmente cargado hasta lo máximo posible y aprovechando las siete plazas con que cuenta.

El cambio es ágil, y lo más interesante de todo es que esta transmisión tiene un guiado muy marcado, pero con una movilidad suave para el recorrido de la palanca. Así que la experiencia de conducción es muy satisfactoria, en estos términos. La configuración de este bloque motor, con 170 CV diésel, junto al cambio manual de seis velocidades, es francamente muy correcta. Pero ¿qué hay de los consumos? Según la fecha técnica el Opel Zafira debería rondar los 5,2 l/100 km en recorridos combinados, y en nuestro caso hemos conseguido mantenerlo sin pega alguna sobre los 5,9 l/100 km a media carga.

Así que la respuesta del motor, por sus prestaciones y refinamiento es correcta, y el consumo es bastante contenido. Y en cuanto a la experiencia de conducción, por su dinámica, peca mínimamente de ciertas inercias, pero lo cierto es que a pesar de sus dimensiones se muestra ágil y manejable ante cualquier situación. Por su chasis, es probablemente una de las mejores opciones de su segmento.

Conclusiones

Con su renovación, Opel ha dado un giro muy positivo a la estética del Zafira. Ahora tiene un diseño mucho más dinámico para la carrocería, pero sigue manteniendo los elementos que lo hacen ideal para grandes familias. Una habitabilidad interior extraordinaria, que es un punto clave en este segmento, combinada con soluciones prácticas como la consola central FlexRail o el sistema Opel FlexFix, para llevar las bicicletas en la parte posterior.

La versión probada, el Opel Zafira 2.0 CDTI 170 CV, ofrece unas prestaciones más que suficientes para aprovechar toda la capacidad de carga del modelo, y con un empuje generoso. Un punto a su favor, pero que evidentemente se iría al traste si no fuese porque, además, consigue unos consumos bastante contenidos. En definitiva, hay razones que justifican su muy buen nivel de ventas en el mercado a pesar de la tendencia positiva para los SUV. Y con esta renovación, Opel ha actualizado su modelo aprovechando todos los puntos fuertes que ya nos ofrecía, e introduciendo pequeños detalles clave para seguir batallando en el mercado.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • Tony Martín

    Siete filas de asientos??? Habláis de un coche o de un avión?

    • Carlos González

      Pues por espacio, lo cierto es que es mucho más amplio que un avión de Ryanair!! 🙂 Muchas gracias Tony, ya lo hemos editado.

    • Carlos González

      Pues lo cierto es que es más amplio que un avión de Ryanari, pero era una errata! 🙂 muchas gracias por el aviso Tony!