Prueba Volvo V60 Cross Country T5 AWD 245 CV

Escrito por
Pruebas de coches
0

Haríamos la vida más fácil a los fabricantes de coches –y de productos ‘en general’, en realidad- si todos fuésemos completamente iguales. O más bien, si nuestras necesidades fuesen comunes. Sin embargo, hay particularidades, y de ahí la amplia riqueza de modelos y configuraciones para los vehículos del mercado. Y de ahí que existan cosas como este Volvo V60 Cross Country, más todavía en la versión que hemos probado, con el motor T5 de 245 CV, gasolina, con cambio automático de ocho velocidades y tracción integral. Pero déjame que te explique por qué digo todo esto, y sobre todo, que te cuente nuestra experiencia en esta prueba.

Para probarlo, esta vez hemos hecho un viaje Madrid – Andorra – Madrid, que se podrían considerar unas vacaciones, pero tampoco lo han sido tanto. Allí, en Pas de la Casa, nos hemos encontrado con nieve y tierra, lo ideal para probar una configuración Cross Country con tracción integral ¿no te parece? Pues bien, antes de entrar en materia te diré que este amplio recorrido que hemos hecho, en el que finalmente hemos acabado superando los 2.000 kilómetros, nos hemos encontrado con autopista, recorridos urbanos,tramos de montaña, y un larguísimo etcétera en el que no han faltado cambios entre pavimento limpio y seco, mojado, pistas de tierra y nieve. Se han dado las condiciones idóneas para probar el Volvo V60 Cross Country.

volvo v60

Diseño

Empezamos con un ‘pero’, porque tras haber probado el Volvo S90, el Volvo XC90 o incluso el restyling del V40, en este nos encontramos con las ‘ópticas antiguas’. No se puede negar que el Volvo V60 Cross Country que hemos probado parece un modelo perfectamente actual si lo miramos de forma aislada, pero es cierto que lo más reciente de la casa sueca es algo más ‘sexy’. Esos faros con la ‘T’ en LED nos conquistaron en todos y cada uno de los modelos actuales, y tienen que llegar al resto de la gama, pero a pesar de que el V60 Cross Country es muy actual en nuestro mercado, no los tiene aún. Más allá de eso, como en cualquier otro Cross Country de la casa, nos encontramos con la combinación de plástico y aluminio para la configuración de las protecciones de la carrocería como una de las principales diferencias frente al Volvo V60. Un toque de distinción que, además, es funcional, y está planteado para evitar daños estéticos sobre su pintura.

Centrándonos en las cifras, tenemos una longitud de 4,638 metros y un ancho de 1,865 metros con otros 1,545 metros de alto. Pero ¿respecto al suelo? Esta es una de las diferencias frente al V60, que contamos con 65 milímetros más, y por lo tanto no sólo tenemos un aspecto campero, sino que además es más apto para salir del asfalto. Por supuesto, a esto le tenemos que sumar la tracción integral de la que hablaremos más adelante, pero sí, la versión Cross Country del familiar intermedio de Volvo es más apta para salir, sobre todo, a pistas de tierra sin importar que nos encontremos con un camino roto y otras complicaciones.

Del resto, realmente es poco lo que se puede comentar, porque tal y como ocurre en cualquiera de las versiones Cross Country del catálogo de Volvo, el V60 que nos ocupa bebe directamente del diseño del Volvo V60 ‘estándar’, por así denominarlo. Es bastante llamativa la prominencia de su capó, con los faros en una altura notablemente inferior, que en combinación le confieren ese aire de ‘tiburón’, bastante agresivo y atractivo al mismo tiempo. Y llamativa también es la caída del techo desde el pilar C, que si bien no es excesivamente acentuada, mantiene el mismo aspecto algo deportivo. Pero sí, una línea muy familiar.

interior volvo v60

Interior

En el interior volvemos a encontrarnos con exactamente lo mismo, que estamos ante uno de los ‘antiguos Volvo’, si por ‘antiguo’ queremos comprender cualquier diseño anterior a la Serie 90; tanto el SUV más grande de la casa como la berlina posicionada en el mismo escalón. Pero de nuevo hay que recordar que esto no tiene por qué ser negativo. A fin de cuentas estamos, igualmente, ante un modelo de la casa sueca que sigue el mismo mimo y cuidado en todos sus detalles. Empezando por los asientos, en este caso forrados en piel en color beige, con formas laterales pronunciadas y un diseño exquisito, primando a partes iguales confort y sujeción. Un punto muy a su favor, puesto que modelos de su categoría suelen olvidarse de la utilidad de sus apoyos laterales en pro del confort.

Desde el puesto de conducción podemos acceder al freno de mano eléctrico, ubicado en la parte izquierda casi tras el volante o el arranque por botón, ubicado al lado derecho del mismo. No están en la consola central como en los más recientes, pero cumplen la misma función y están perfectamente accesibles. Y sí, se agradece la ranura para la llave, que podemos utilizar –o no- a nuestro antojo, y conviene para no ‘perder’ la llave o, sencillamente, que no nos incomode en un bolsillo. Nos acordamos también de que es uno de los ‘antiguos Volvo’ porque en este V60 Cross Country tenemos la clásica consola flotante con un hueco porta objetos justo detrás, que como en los más recientes combina plástico, y aluminioel primero imitando a la piel-, y que sin embargo no luce la pantalla táctil de 10 pulgadas pero sí un display completo en información, y que cede gran parte de sus funciones a una amplia botonera física en esta misma consola flotante.

instrumentacion volvo v60

Si te cabía alguna duda, te lo repito: el diseño es exquisito a todos los niveles. Es cierto que la Serie 90 ha sido un importante salto por la reducción de botones físicos, pero en calidades no ha sido tanta la evolución, sencillamente porque era complicado mejorar lo que ya nos ofrece ese ‘antiguo diseño’, con el que cuenta la unidad que hemos probado. El modelo que nos ocupa destaca por la solidez de construcción del salpicadero, pero también por los buenos tactos y un aspecto inmejorable, en este caso combinando el negro con tonalidades muy claras de color marrón. Lo único que hemos echado en falta es un apoyo más blando en la moldura de la puerta, donde habitualmente dejamos caer el codo durante largos viajes.

El sistema de infotainment, sí, es algo más incompleto que en la nueva Serie 90, pero igual de funcional. Quizá menos intuitivo, pero con todo lo necesario para controlar el excepcional equipo de audio de Harman Kardon o lo relativo a la conducción. Y en las plazas posteriores, que por cierto nos sorprendieron por su amplitud, se repiten la buena combinación de materiales y la ergonomía de los asientos. En nuestro caso, aprovechamos el asiento central abatible como hueco para colocar los esquís, y aún a pesar de lo que abultan para un esquiador de 1,80 metros de alto, quedó espacio perfecto para varias maletas en sus 430 litros de maletero como mínimo, aunque se pueden conseguir 1.241 litros de máximo como capacidad de carga.

detalle cross country

Motor y comportamiento dinámico

Con lo anterior, entonces, sabemos ya que estamos ante un familiar campero que cumple, como el resto del catálogo de la sueca, por un diseño elegante y algo deportivo, pero sobre todo por una construcción interior al máximo nivel. Pero todo esto, en nuestro caso, viene acompañado del T5 de 245 CV de potencia. Es decir, el motor gasolina de cinco cilindros en línea con 2.5 litros de cubicaje que tiene que ‘tirar’, por cierto, de poco más de 1.700 kilos. Sobre el papel, un motor asociado al cambio automático Geartronic de ocho velocidades que no pinta nada mal, pero del que cabría esperar un consumo algo elevado. La ficha técnica declara que son 8,5 l/100 km en recorridos mixtos.

Pues bien, este bloque ya lo conocíamos, y en el Volvo V60 Cross Country no nos ha decepcionado. Lo primero y más destacable está en que ofrece 245 CV de potencia y 360 Nm de par máximo, y que la potencia máxima se alcanza a las 5.400 rpm, pero el par máximo lo tenemos desde las 3.000 rpm. ¿Demasiado arriba? Créeme que en la conducción no vas a pensar que esta entrega máxima llega tarde, pero por dos motivos: holgura y trabajo del cambio automático. A diferencia de modelos similares, en éste el cambio no trabaja forzando el ‘infra esfuerzo’ para reducir drásticamente el consumo, sino que se mantiene en el punto que debe –por las revoluciones- para prestarse ágil. La clave está en que la capacidad de reacción y adaptación del cambio automático es muy, pero que muy buena, y la sensación en la conducción es de que no existen vacíosa pesar de que realmente sí los hay, claro que sí-, y que se produce una inmediata entrega por parte del propulsor de cinco cilindros.

Este motor, personalmente, me parece sensacional. Es cierto que estamos ante un bloque bastante ‘chupón’, y que en nuestro caso se ha mantenido en torno a los 8 l/100 km en autopista y dentro de los márgenes legales, mientras que se ha subido hasta unos 9 l/100 km en uso urbano, con importantes picos en los recorridos por montaña. Pero al comprar un modelo con estas especificaciones técnicas, lo raro es que no te esperes cifras similares. Con lo que me quedaría, si estás pensando en él, es con que es un motor sobradamente holgado para el modelo del que hablamos, que no sólo presta unas excelentes recuperaciones sino que, además, hace del Volvo V60 Cross Country un modelo mucho más divertido de lo que parece. La tracción integral ayuda, con los controles electrónicos, a mantener los virajes bajo mínimos y, sobre todo, muy controlables. Es cierto que su altura y dureza de suspensión –bastante reducida- hacen un chasis juguetón, pero con la nobleza habitual del fabricante sueco. Y con este motor, de verdad, una delicia.

volvo v60 ruedas

Conclusiones

El Volvo V60 Cross Country tiene el aspecto estético campero alternativo al resto de versiones de la familia que se combina con ese diseño familiar. Bien logrado en ese punto con una mayor altura de carrocería y protecciones plásticas y de aluminio, combinando diseño con practicidad y logrando la versatilidad que se pretende de él. Pero en este caso tenemos un tercer factor, el de un motor de bastantes altas prestaciones. Es decir, que tenemos algo así como una berlina familiar – campera – deportiva que viene a cumplir con necesidades muy particulares en un producto bastante ‘completo’. Al grano: ¿te suena aquello del ‘coste de oportunidad? Pues el Volvo V60 Cross Country es la evidente intención de eliminar este concepto dejándote elegir ‘todo al mismo tiempo’, en lugar de decantarte por sólo una berlina familiar, sólo un SUV, o sólo uno de los dos anteriores en su sabor más deportivo.

Es decir, es una mezcla de conceptos que, precisamente por eso, podría haber salido bastante mal. Pero lo que nos ha sorprendido es que la realidad es justo la contraria. Efectivamente es un práctico familiar con las aptitudes clave para los que buscan un modelo algo campero, lo suficiente para salir del asfalto de forma ocasional. Y al mismo tiempo, un coche divertido para cuando dejas a los hijos y sales a quemar el estrés al puerto de montaña más cercano de casa. Carrocería familiar, configuración campera y un gran motor gasolina. ¿Lo han conseguido? Sí, lo han conseguido, y todo ello ofreciendo de por medio un producto de indudable calidad por su construcción interior. Eso sí, es cierto que la Serie 90 es un salto adelante a nivel de diseño, y que en estos términos el Volvo V60 Cross Country y otros del catálogo se quedan aún por detrás.

 

Compártelo. ¡Gracias!